Cordero de Dios

Slideshow image

"En aquel día tuve un sueño, antes de que levantaran la cruz del cerro grande, en mi sueño vi a un cordero, estaba de pie en la cornisa de la casa de a lado, mirando al horizonte como contemplando(2 Crónicas 16:9) la ciudad."

Al pasar de los años, se irguió la cruz del cerro grande, y en una ocasión en que estaba poniendo orden en la habitación en la que dormia, me percate de que el pie de la cruz del cerro reposaba justo en la cornisa de la casa de a lado y como por milagro, recorde el sueño que años a tras habia tenido sobre el cordero de pie.

Conte esto a un Sacerdote y me dijo: "Puede ser tan solo una coincidencia, o tambien puede ser una muestra de cariño de Jesús para decirte que esta cerca, yo te aconsejo que lleves tu experiencia a la oración".

Un día leyendo algunos escritos del santo padre Benedicto XVI (AQUI), encontre uno, que siento puede darnos un entendimiento al sueño:

Hermanos, hoy en día, Chihuahua está inmerso en un mar de violencia, y por lo mismo es preciso que volvamos nuestra mirada a Jesucristo y al inmaculado corazón de María su Santa madre quien nos brinda protección con el santo rosario.

El cordero de pie(APOC. 5 6:7) significa que Chihuahua saldrá bien librado de estos males. Pero para ello es necesario rezar el rosario con fe, confesarse, estar en comunión con Dios, hacer a un lado nuestros miedos y seguir los mandamientos, aceptando a Cristo en nuestros corazones.

El sueño aparece descrito con tres símbolos: un cerro, una ciudad la cual es observada por el cordero, finalmente, un cordero y/o la cruz del cerro. Cristo toma la cruz y es uno en está para la salvación de la humanidad. Si leemos el texto del Santo Padre podriamos entender lo que Dios quiere decirnos:

"Cerro y ciudad simbolizan el lugar de la historia humana: la historia como costosa subida hacia lo alto, la historia como lugar de la humana creatividad y de la convivencia, pero al mismo tiempo como lugar de las destrucciones, en las cuales el hombre destruye la obra de su propio trabajo. La ciudad puede ser el lugar de comunión y de progreso, pero también el lugar del peligro y de la amenaza más extrema. Sobre el cerro está la cruz, meta y punto de orientación de la historia. En la cruz la destrucción se transforma en salvación; se levanta como signo de la miseria de la historia y como promesa para la misma."

Palabras del Santo Padre:

"En el «secreto de Fátima» la madre de Dios dice :« mi Corazón Inmaculado triunfará » ¿Qué quiere decir esto? Que el corazón abierto a Dios, purificado por la contemplación de Dios, es más fuerte que los fusiles y que cualquier tipo de arma. El fiat de María, la palabra de su corazón, ha cambiado la historia del mundo, porque ella ha introducido en el mundo al Salvador, porque gracias a este « sí » Dios pudo hacerse hombre en nuestro mundo y así permanece ahora y para siempre. El maligno tiene poder en este mundo, lo vemos y lo experimentamos continuamente; él tiene poder porque nuestra libertad se deja alejar continuamente de Dios. Pero desde que Dios mismo tiene un corazón humano y de ese modo ha dirigido la libertad del hombre hacia el bien, hacia Dios, la libertad hacia el mal ya no tiene la última palabra. Desde aquel momento cobran todo su valor las palabras de Jesús: « padeceréis tribulaciones en el mundo, pero tened confianza; yo he vencido al mundo » (Jn 16,33). El mensaje de Fátima nos invita a confiar en esta promesa."